Medicina Tradicional China

Medicina Tradicional China (MTC)

“Solicitar Temario Completo”

Se considera una de las Medicinas Tradicionales Orientales más antigua. Aunque su origen se situa en China, engloba también a las medicinas tradicionales de Corea, Japón, Tíbet y Mongolia, principalmente.

La Medicina Tradicional China (MTC) ha ido evolucionando en los últimos 5.000 años. Se basa en una concepción holística del cuerpo humano a través de la comprensión del Universo y la Naturaleza, observando los cambios e interacciones que se producen en los mismos y que dan como resultado el equilibrio de  todas las fuerzas y energías que lo componen.

Tiene mucha relación con 3 filosofías o religiones: Confucianismo, Budismo y Taoísmo, siendo ésta última la que más influencia ha tenido a la hora de sentar las bases y en el desarrollo de la misma.

Se considera el Nei King (Nei Jing) como el libro de medicina más antiguo de la humanidad, aunque se cree que existen textos anteriores que ya hacían referencia a la técnica de acupuntura y moxibustión (al parecer más antigua que la acupuntura).

La base principal es el equilibrio entre 2 fuerzas o energías opuestas pero complementarias, interdependientes y necesarias para en el correcto funcionamiento de la Naturaleza y el Universo.

Los conceptos de Yin y Yang son la base de una estructura de pensamiento para comprender el  mundo, el cuerpo humano y su funcionamiento. Ambas cualidades se manifiestan en todos los planos. La transformación de uno en otro cuando hay un desequilibrio es lo que premite la restauración del bienestar y buen funcionamiento.

La enfermedad se entiende como un desequilibrio energético del propio cuerpo. La MTC tiene como objetivo la recuperación y mantenimiento de la salud a través de prácticas donde se incluyen la acupuntura, moxibustión, ventosas, masajes específicos (tui-na), dieta (según los principios energéticos), fitoterapia y ejercicio estático o en movimiento (Qi Gong).

ACUPUNTURA: consiste en la utilización de agujas especiales muy finas, estériles y deshechables en determinados puntos del cuerpo (dentro de los meridianos energéticos) con el objetivo de ayudar a que el cuerpo recupere poco a poco su equilibrio natural, y por consiguiente, la salud.

MOXIBUSTIÓN: consiste en la estimulación de puntos de acupuntura mediante el calor provocado por la combustión de la artemisa. Su efecto es muy positivo y recomendable en ciertos deseqilibrios energéticos. En la mayoría de los casos y en personas con aversión a las agujas, se puede utilizar únicamente como método de trabajo la moxibustión. Es muy fácil de aplicar en niños, adultos y ancianos. En occidente se utiliza casi exclusivamente la moxibustión indirecta (sin contacto directo con la piel). Combinada con la acupuntura o masaje, como tui-na o shiatsu, ayuda a potenciar el efecto de dichas terapias.

MASAJES: los más comunes dentro de la MTC son el Tui-Na o “An-Mo” (presión-fricción). Se aplica en partes amplias del cuerpo con el objetivo de favorecer la circulación del Qi (energía) por los meridianos y el Xue (sangre). Es una técnica muy útil en desequilibrios energéticos leves de los meridianos energéticos provocados por estancamiento del Qi y Xue. Otro masaje que tiene la base energética de la MTC y masajes tradicionales como el “Anma”pero con origen japonés, es el Shiatsu.

VENTOSAS: Actualmente existe una gran variedad de ventosas (pástico, cristal, con imanes, bambú…). La técnica de las ventosas, desde la MTC, está especialmente indicada en el desbloqueo de los meridianos o canales energéticos por estancamiento de Qi con el objetivo de ayudar a eliminar los agentes patógenos externos (viento, frío) que invaden el meriano energético de Pulmón, principalmente.

QI GONG: conocido también por Chi Kung, aunque realmente es una transcripción de la pronunciación en chino de Qi Gong. Tiene diferentes traducciones: “Ejercicios de Respiración”, “Cultivo o Desarrollo de la Energía”, entendiendo esa energía como la obtenida del aire, la respiración y su interacción con el cuerpo para conseguir el equilibrio energético. En MTC es el arte de potenciar la fortaleza de los llamados “Tres Tesoros” (Jing, Qi y Shen) mediante el control de la respiración, la relajación de la mente, el movimiento y las posturas del cuerpo. Se cree que su práctica es más antigua que el uso de la acupuntura y que se transmitía dentro de los miembros que componían las familias, por lo que los estilos y formas de practicarlo y ejercicios superan el millar. Los ejercicios se pueden dividir en 4 categorías principales: estáticos, dinámicos, de respiración y de meditación.

AURICULOTERAPIA: quizás la más conocida, estudiada y practicada de todos los microsistemas reflejos (oreja, mano, cráneo, pies…) del cuerpo donde poder aplicar, acupuntura, moxibustión o semillas herbales o magnéticas. Muy buenos resultados utilizada sóla o como complemento antes del inicio de una sesión o para reforzar el tratamiento posterior.

AID- ACUPUNTURA INTRADÉRMICA (HINAISHIN): Las Agujas Intradérmicas (AID) son agujas de mínimo grosor y de una longitud variable que son empleadas para producir un estímulo permanente de media-baja intensidad. La técnica de Hinaishin consiste en insertar una o más agujas de estas características bajo la piel, dejando la cabeza fuera de ésta, a una profundidad de unos 2 mm, en puntos específicos para conseguir un efecto analgésico y terapéutico.  Las AID se dejan inmovilizadas en la piel del paciente, a fin de que se produzca el efecto terapéutico, durante un periodo de tiempo no mayor a 15 días. El tratamiento con las AID no produce dolor, ni puede ocasionar ningún tipo de riesgo, enfermedad o efectos adversos para el paciente. A diferencia de la acupuntura tradicional, las AID proponen una estimulación suave, de duración extensa y con una punción dulce en la piel. este hecho ha mejorado de manera notable la terapéutica de la acupuntura tradicional.

DIETOTERAPIA ENERGÉTICA y ESTILO DE VIDA: desde la MTC, una dieta adecuada es aquella que se basa en el equilibrio de los alimentos que ingerimos teniendo en cuenta su aspecto energético (cualidad interna de cada alimento. Pueden clasificarse en calientes, templados, neutros, frescos, fríos y húmedos), color, sabor y forma de cocinarlo (cualidad externa definida como fría o caliente en función del tiempo y duración de la cocción). Cuando existen desequilibrios energéticos se adapta el tipo de alimentos y la forma de cocinarlos para aprovechar las cualidades energéticas de los mismos para ayudar a reestablecer el equilibrio energético en la persona y por consiguiente, ayudar a preservar y mantener la salud.